LAS PEDIDAS DE MANOS DE LOS FAMOSOS.

Cada día se modernizan las pedidas de mano. Los ramos, cenas románticas y los anillos en el postre están pasando a segundo plano. Ahora lo que se lleva es sorprender a la pareja en un teatro, cine o en un viaje romántico, entre muchas nuevas ideas.

 

Los famosos lo han hecho por todo lo alto con sus prometidas en diversos lugares de forma original. Tales como jugadores de fútbol, como Álvaro Morata, que hizo la pedida de mano a su novia Alice Campello. El futbolista se llevo a su novia al espectáculo del Mago Pop, y la sorprendió subiendo al escenario en una de sus actuaciones, y se arrodilló para pedirla matrimonio, la cual aceptó.

 

Otro en sumarse a la moda de hacerlo de forma original fue el jugador del Real Madrid, Lucas Vázquez. La invitó a ver una película en el cine, la cual fue la protagonista, porque lo que ella menos se imaginaba fue lo que iba a pasar. Empezaron a proyectarse fotos de ellos dos, antes que empezara la película  y con canciones incluidas. Al final de todo, apareció Lucas Vázquez y le pidió la mano a Maca, arrodillándose con el anillo en mano, para pedirla matrimonio.

 

Estos han sido uno de los ejemplos de lo que hacen los famosos para pedir matrimonio a sus parejas.

Anuncios

Comercio del diamante.

La producción y el comercio de diamantes de todo el mundo lo lleva a cabo, o bien lo controla, una sola empresa, conocida por los nombres The Diamond Corporation o De Beers Consolidated Mines Limited. De hecho estas denominaciones suponen únicamente unas pequeñas partes interdependientes de una empresa enorme que incluye casas productoras de diamantes, sociedades vendedoras, y comerciales, con la central en Londres. En los círculos especializados se habla de un sindicato del diamante, o abreviadamente de un sindicato.

Introducción.

Introducción.

Las joyas han tenido siempre un efecto fascinante. Mientras que en los primeros siglos había muy pocas y reservadas para la clase dominante, actualmente todas las clases sociales pueden disfrutar de gran variedad de joyas.  La oferta de joyas es de todos modos tan abundante ( especialmente desde el punto de vista de las llamadas joyas de moda) que para el no experto resulta casi imposible conocer, o incluso juzgar, todo este campo. El hombre conoce las joyas por lo menos desde hace 7000 años. Con ellas las casas reales mostraban su riqueza y  su poder. En las cámaras de los tesoros y en los museos podemos admirar todavía actualmente los maravillosos tesoros de épocas anteriores.